jueves, 27 de octubre de 2011

PARADOJAS DE LA ECONOMIA K


Un artículo de la nación revelo que: “El nivel de mejora que tuvieron este año los salarios por la negociación de convenios colectivos hizo que en muchas empresas se dieran situaciones en las que los jefes pasaron a percibir ingresos menores que los empleados a los que deben supervisar. La situación, generada porque las alzas derivadas de los acuerdos no se repitieron para el personal jerárquico se dio, concretamente, en 8 de cada 10 empresas, según un relevamiento realizado por la consultora Mercer y la Asociación de Recursos Humanos de la Argentina (Adrha)”.
Esta situación derivó en un deterioro del clima laboral en la mayoría de las empresas y es la muestra del poder que han alcanzado ciertos gremios en el país y de lo disparatado que se ha vuelto un sistema, donde quien tiene más responsabilidad gana menos que el que no tiene ninguna. Nadie se esforzará por ascender en una empresa donde el jefe cobra menos que el empleado, más bien harán todo lo contrario.
La línea media, aquellos que se encargan de controlar y organizar a los obreros y empleados, de las empresas se ha convertido en una suerte de " clase oprimida". El sueldo relativo de un empleado debe reflejar su posición relativa en la jerarquía de la empresa, tanto en el nivel de mando como en su aporte a la organización, si esto no se verifica el empleado se reciente y buscará descargar ese resentimiento o en sus subordinados o en sus superiores. Sea como sea se verá reflejado negativamente es su trabajo y repercutirá en la productividad de la organización.
El sistema se aparta cada vez más del ordenamiento natural de las cosas, en este caso el reconocimiento de la jerarquía y la responsabilidad en la gestión. Al mismo tiempo los sindicatos tales como los entiende el Sistema no bregan por la justicia sino por su propio beneficio pues solo una corporación o gremio que reconozca la jerarquía puede velar por la justicia social y que no es el igualitarismo de nivelar hacia abajo ni su función es promover la lucha de clases.
Solo un sindicalismo que promueva la jerarquía, la estricta justicia y la capacitación será útil a la economía nacional. Ese sindicalismo solo se logra en un Estado Orgánico y verdaderamente social sin contaminación del capitalismo donde la puja entre patronos y obreros alimenta el clasismo o Termina como en este caso llevando a la desjerarquización.

lunes, 17 de octubre de 2011

Hipótesis de mamarracho constitucional


En estos días se habla de la posibilidad de cambiar la constitución, aunque todos los actores políticos han dicho que no es una prioridad, posiblemente dentro de unos pocos años o quizás el próximo se haga más relevante.
Se considera convertir a la Argentina a un régimen parlamentario, especulan que puede ser usado como medio para la reelección indefinida. Por supuesto que por sí solo no alcanzaría para efectivamente encumbran indefinidamente a un presidente, como lo demuestran los casos europeos, ya que necesitaría una perpetua mayoría en el futuro parlamente.
Lo que nos debe llamar la atención son las modificaciones que no se dicen, como ocurrió con la reforma de 1994. Como producto de una serie de pactos, la reforma requerirá dar a cada fuerza política espacio para sus propias adulteraciones de los artículos de la constitución. Carente de coherencia entre los artículos, la constitución se volverá cada vez más en un cumulo de leyes sin hilo conductor. Pero al mismo tiempo cada vez más habilitante para las peores aberraciones del sistema, ya que las contradicciones dejarán cada vez más espacio para la discreción del gobernante de turno (títere de los poderes reales)
Una constitución que se vuelva cada vez más contradictoria y distanciada de la realidad, llena de delirios políticamente correctos, llevará a una creciente pérdida de respeto por parte de las autoridades (cada vez más despóticas) y consecuentemente de la población en general.
No sabemos cuándo se dará la siguiente deforma de la constitución, pero lo que es claro que cuando se haga estaremos más cerca de que la constitución pierda totalmente su sentido.